Tim O’Reilly ha publicado un excelente artículo en The WTF Economy titulado Don’t Replace People. Augment Them en el que habla sobre el reto del futuro de cara a la falsa dicotomía en el sector laboral entre máquinas y los seres humanos – algo que cree que sólo acabará mal (es decir: todos al paro) si «no somos imaginativos con el asunto».

O’Reilly utiliza precisamente el ejemplo de un cirujano para explicar por qué eso no debería ser un problema. Para realizar una cirugía ocular láser robótica también se necesita la implicación de muchas personas, igual que para entrenar a un coche conductor o diseñar un robot albañil. Algunas de esas cirugías serían simplemente imposibles para un ser humano hoy en día. Así que en ese caso las maravillas tecnológicas simplemente refuerzan las habilidades de los seres humanos, no eliminan su necesidad.

¿Robots vs. humanos en el trabajo? Hay que reforzar a las personas, no reemplazarlas