Médicos, científicos y profesores, son los profesionales mejor valorados. Empresarios, religiosos y políticos son los que peor nota reciben.

“Esto es lo que hay. La sociedad en su conjunto dicta sentencia: el empresario no cautiva, no encandila; el empresario no se percibe en su dimensión positiva. Quizá por ello asistamos desde hace un tiempo a un furibundo circo mediático por trasladar hacia “emprendedor” una imagen cool de un hecho que parece no entusiasma.”

http://blog.consultorartesano.com/2015/04/lo-peor-valorado-empresarios-religiosos-y-politicos.html