El próximo capítulo de la revolución digital es la robotización, y muchos tiemblan ante los profundos cambios laborales que seguramente traerá consigo. Pero ese cambio no tiene por qué ser necesariamente traumático. Un reciente informe de la consultora Oliver Wyman, Delivering the workforce for the future, asegura que alrededor del 45% de los empleos actuales podrá automatizarse mediante robots, pero que sólo el 10% de ellos corre verdadero peligro de desaparecer. Lo realmente crucial de esta invasión de máquinas será que pondrá en valor los talentos más intelectuales, sociales u organizativos (por ejemplo, los de los puestos directivos, aunque no sólo) mientras que apartará progresivamente las tareas más mecánicas.

http://www.expansion.com/directivos/2018/09/06/5b8ffb8d22601d154e8b46a8.html