A nivel global, la gente joven tiene tres veces más posibilidades de estar desempleada frente a personas adultas y está más expuesta a trabajos de menor calidad y mayor desigualdad laboral. Esta brecha es especialmente acentuada en los países en desarrollo, aunque afecta también de forma muy importante en los territorios desarrollados. Tal y como destaca la ONU, la formación en habilidades adecuadas a las necesidades del mundo laboral actual es clave para reducir el desempleo juvenil, y es también uno de los grandes retos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

http://www.spri.eus/es/actualidad-spri/noticias/habilidades-para-luchar-contra-el-desempleo-juvenil